Cómo nombrar escuelas en la Provincia de Buenos Aires


Mediante  la resolución 4726, la Dirección General de Cultura y Educación provincial puso en vigencia las pautas para la revisión, modificación o ratificación de los nombres para ser impuestos a las escuelas.

Mario Oporto, titular de la cartera educativa bonaerense, dijo que «las denominaciones elegidas para nombrar una escuela deberán afianzar los principios de tolerancia, respeto a las creencias y a las ideas de todos los argentinos, rescatar los valores ecuménicos, la memoria histórica y honrar la democracia y los derechos humanos».

En ese sentido, remarcó que «nadie que haya tenido una condena por delitos de lesa humanidad o que haya sido miembro de gobiernos antidemocráticos merece que una escuela lleve su nombre».

La Dirección General de Cultura y Educación provincial dio comienzo a una iniciativa para que todos los establecimientos educativos oficiales -de los distintos niveles y modalidades del sistema- tengan una denominación para el año 2010. Cabe destacar que de un total de 12.909 escuelas estatales, sólo 6.175 tienen nombre, por lo que más del 50 por ciento (exactamente, 6.734) sólo tienen identificación numérica.

La iniciativa de imposición de nombres a los establecimientos educativos de gestión estatal se enmarca en la celebración de los 25 años de democracia y del Bicentenario de la Revolución de Mayo, y el proceso deberá estar finalizado -precisamente- el 25 de mayo de 2010. También promueve la participación de toda la comunidad educativa para debatir acerca del nombre de cada escuela, ya sea para modificarlo como para imponer uno nuevo.

La la Resolución 4726 establece los criterios para asignar nombres a una escuela. Así, detalla: vida y obra de personas de reconocidas virtudes cívicas, o que hayan realizado aportes a la cultura nacional; un lugar, un hecho o una fecha significativa para el país o la provincia; o una nación extranjera, con fuertes vínculos con el país.

Asimismo, marca restricciones a la hora de las denominaciones. En este caso, no podrá ponerse igual nombre que otro establecimiento educativo del mismo nivel en el mismo distrito; marcas comerciales o emblemas corporativos; palabras extranjeras; ni, como se destacó, hombres o mujeres que hayan integrado gobiernos de facto o hayan sido condenados por delitos de lesa humanidad, aun cuando se hubieren beneficiado con indulto o conmutación de pena.

Posts Relacionados:

Gustavo Ernesto Carrizo

Experto en Implementación de Proyectos de e-Learning (Universidad Tecnológica Nacional), se desempeña como asesor en temas relacionados con Internet y desarrolla y administra distintos sitios web institucionales.

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Alberto Suárez dice:

    Una pena que no pusieran en el blog los ejemplos que sacaron al aire. Pero me pareció interesante la pregunta sobre si pondrían a una escuela el nombre de un Vicepresidente, ministro y secretario de trabajo de un gobierno de facto.

  2. Esas son las cosas que quizás no se tuvieron en cuenta al decidir esta medida. Gracias por leernos y escucharnos.

  3. ameliaf varela dice:

    señores nesesitamos pongan las escuelas con su direccion tenemos que votar y te tenes que pasear todas las escuelas para saber donde votamos

  4. Beatriz dice:

    Estimado Gustavo, soy bibliotecaria en una escuela secundaria básica de Moreno y entusiasmar a los alumnos con el proyecto de ponerle nombre a la escuela, resulta difícil cuando sus necesidades pasan por otro lado. Pero aún asi como docente soy consciente de que debemos buscar los medios para llegar al objetivo. Un docente propuso el nombre de algún país no se si es viable, tengo que ver en el abc, igualmente quería preguntarte si sabes si se puede al mismo tiempo que quisiera pedirte alguna orientación en como encarar el proyecto. Betty

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.