Uruguay: Tabaré, desde el plácido Ceibal hacia los ríspidos Cardales


El Plan Ceibal avanza como un logro que enorgullece a América Latina

Plan Ceibal«Lanzaremos en los próximos días la extensión del Plan Ceibal para enseñanza media», indicó el mandatario, aludiendo al programa que busca la inclusión digital y la democratización de la educación inspirado en el programa «Una laptop por niño» del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). CEIBAL es una sigla (Conectividad Educativa de Informática Básica para el Aprendizaje en Línea) que a la vez hace referencia al ceibo, árbol que ostenta la flor nacional uruguaya.

En una primera etapa la extensión abarcará al primer y segundo grado en el interior del país y a primero en Montevideo, con opción a ampliarlos.

«Se van a entregar computadoras de más poder a los estudiantes de secundaria y UTU (escuela de formación técnica)», precisó Vázquez, quien indicó que ya se asignaron los recursos necesarios. Vázquez anticipó que los menores abandonados o infractores alojados en el Instituto del Niño y el Adolescente (INAU) también recibirán computadoras, tras intervenir en un acto en esa institución.

En octubre, se entregó la laptop número 396.727; completando la población escolar de los establecimientos públicos uruguayos, con lo que se completó la primera fase del Plan Ceibal. Las «ceibalitas», como se conoce a las máquinas distribuidas, tienen capacidad de acceso wifi a Internet y las prestaciones de una computadora de uso estándar en el mercado.

El Plan Ceibal nació de una iniciativa del Presidente Tabaré Vázquez, con el fin de que cada maestro y alumno de las escuelas públicas uruguayas tenga una laptop con conexión a Internet. El plan es parte del «Plan de inclusión y acceso a la sociedad de la información y el conocimiento», que forma parte de la propuesta del Gobierno del Frente Amplio. Uruguay se convirtió a través del Plan ceibal en el primer país en el mundo en integrar a la población de manera tan radical a la cultura digital. Si bien al principio este proyecto contó con severos detractores, sobre todo por las suspicacias que despertaba su origen vocacionalmente primermundista y orientado a una economía de mercado, generó una motivación tal al interior del sistema educativo, especialmente entre los alumnos, que hoy son más los logros reconocidos que los errores por corregir. Errores por otra parte, comprensibles ya que no había experiencias previas con las cuales establecer parámetros y precisar correcciones. Algunas observaciones interesantes las aporta Roberto Balaguer en su libro Plan CEIBAL: Los ojos del mundo en el primer modelo OLPC a escala nacional, que se pueden apreciar en su blog. Entre otras cosas, Balaguer anota como algunos de los errore en la implementación del Plan, la poca inversión de recursos en la capacitación docente y la exclusión del sistema educativo privado de los beneficios que la gratuidad aporta a la difusión de estas tecnologías (a los niños de los colegios privados se le ofrecieron a U$S 200 las XO, mientras que en las escuelas públicas se distribuyeron sin cargo).  Como acierto, señala que avanzar en la decisión de la implementación, sin empantanarse en debates ni consultas, permitió que la empresa se concretara. Precisamente lo que puede hacer peligrar el Plan Cardales.


El «espinoso» Plan Cardales

Plan CardalesDel CEIBAL, Tabaré decidió cabalgar en campos menos hospitalarios. Es así que enfiló hacia el Plan Cardales, (sigla de Plan de Convergencia para el Acceso a la Recreación y el Desarrollo de Alternativas Laborales y Emprendimientos Sustentables). Esta inciativa era definida a mediados de este año por la ministra de Educación y Cultura, María Simón, como «un enfoque diferente y complementario del plan Ceibal. Es diferente porque no es sólo de educación, también es de interactividad. A su vez, es complementario, porque quienes tienen el Plan Ceibal van a poder usarlo en su casa ya que van a tener internet”.

El Instituto Nacional de Estadística de Uruguay, según un relevamiento del año 2007, mostró que de los aproximadamente 1.133.336 hogares comprendidos entre Montevideo y el Interior Urbano, casi el 85% no tiene acceso a Internet, mientras que el 57% no tiene conexión a TV cable. Sin embargo, en un 99% de los hogares tiene televisión. El Plan Cardales tiene como uno de sus objetivos transformar al Uruguay en un país 100% conectado y convergente.

Con la declarada intención de superar la brecha tecnológica que estas carencias en materia de telecomunicaciones tiene el Uruguay, el diario El País de Montevideo, anunció el martes que Tabaré Vázquez está decidido a avanzar en ésta, «su» otra iniciativa, con la oposición del propio Frente Amplio, el Sindicato Unico de Telecomunicaciones (Sutel), varias organizaciones ligadas a la comunicación y el propio Mujica, actual presidente electo, en espera de asumir su cargo dentro de algo más de cien días.

Cuando aún continuaban los festejos del Frente Amplio por el triunfo en la segunda vuelta, el Poder Ejecutivo divulgó un decreto que da vía libre y beneficios impositivos a las empresas de canales de cable y de transmisión de datos que se asocien con la Administradora Nacional de Telecomunicaciones (Antel), para ofrecer el servicio triple play: telefonía fija, Internet y canales para abonados. El plan ya comenzó a aplicarse de manera piloto en Flores, pero levanta resistencias en la izquierda y en los sindicatos.

En el Frente Amplio se dejó saber que consideraban que Vázquez había sacado los pies del plato al dar participación en las telecomunicaciones a empresas privadas, apenas a cuatro meses de entregar el gobierno.

Según manifiesta el matutino montevideano, la Mesa Política, el secretariado del Frente Amplio y el mismo Mujica, han manifestado a Vázquez su oposición al desembarco de los privados en el negocio de las telecomunicaciones. Antel y Anteldata, que maneja las conexiones a Internet y la transmisión de datos, serían los entes más perjudicados.

El sindicato Sutel se opone ya abiertamente a este plan y afirma que se dará poder a las multinacionales en detrimento del ente telefónico estatal. Pide una ley que instituya una «Política Nacional de Telecomunicaciones».

Si bien el decreto prohíbe la venta de la licencias de los cables para abonados y de las empresas de transmisión de datos, Sutel advierte que la legislación uruguaya impide saber quien integra una sociedad anónima, por lo tanto es por esa zona opaca a los controles gubernamentales que se colarán las transacciones en el mercado de las telecomunicaciones. El gremio anuncia que «interpondrá todos los recursos legales y desplegará las medidas de lucha necesarias para obtener la anulación del decreto» que le pretende dar vida al Plan Cardales.

La Asociación de la Prensa Uruguaya, la Sociedad Uruguaya de Actores, la Asociación de Productores y Realizadores de Cine y Video del Uruguay, el Grupo Medios y Sociedad, la Asociación Mundial de Radios Comunitarias en Uruguay y la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Universidad de la República han hecho saber ya su frontal oposición a este plan póstumo de la gestión de Vázquez. Estas entidades habían hecho un comunicado conjunto en el que consideran como «excelente» idea la del Plan Cardales, aunque rechazan el otorgamiento de nuevas licencias a privados «sin las debidas contraprestaciones y sin plazo» y a la aprobación de «subsidios y exoneraciones, (que) pueden crear una situación de hechos consumados que condicionen las decisiones estratégicas que deberá abordar el nuevo gobierno y el nuevo Parlamento».

Posts Relacionados:

Gustavo Ernesto Carrizo

Experto en Implementación de Proyectos de e-Learning (Universidad Tecnológica Nacional), se desempeña como asesor en temas relacionados con Internet y desarrolla y administra distintos sitios web institucionales.

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. El mundo inmerso en la lucha de la luz contra la oscuridad, del bien contra el mal.
    Hasta ahora, son mas las visiones luminosas del Plan Ceibal, que las «Oscuras», pero las hay, las hay.
    Dices: «Si bien al principio este proyecto contó con severos detractores, sobre todo por las suspicacias que despertaba su origen vocacionalmente primermundista y orientado a una economía de mercado, generó una motivación tal al interior del sistema educativo, especialmente entre los alumnos, que hoy son más los logros reconocidos que los errores por corregir. Errores por otra parte, comprensibles ya que no había experiencias previas con las cuales establecer parámetros y precisar correcciones.»
    Los detractores del principio no fueron muchos, y como apuntas, si se enfocaron en esas suspicacias, se enfocaron mal. Hay otros «talones de Aquiles» del plan, que se van viendo con el tiempo.
    No se cuales serán los logros conocidos, el plan solo tiene una evaluación social, y perogrullezca, pero desde otros puntos de vista, no se ha evaluado; y eso que no hay experiencias previas, denota una falta total de información.
    Soy de los «malos» que están en contra del Ceibal, del OLPC, y del Constructivismo ingenuo.
    Eso lo pueden ver en mi blog, donde con argumentos racionales, busco, por lo menos, imponer un debate serio sobre el plan, no como algunos, que solo ven ese debate y las debilidades, por el lado de los docentes, como el señor Balaguer.
    Saludos cordiales.
    Jorge Nelson Olivera.
    BLOGUENTARIOS.

  1. 02/12/2009
  2. 07/12/2009

    […] dudas, tanto la experiencia venezolana, como la implantación del Plan Ceibal en Uruguay, obliga a acelerar los tiempos para un inclusión digital efectiva en un país que no […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.