Un “no positivo” para Cobos


Un “no positivo” para Cobos

Julio Cleto Cobos El “no positivo” por parte del oficialismo a la llegada de Julio Cobos a la presidencia de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados generó la deserción de los radicales de dicha comisión, aunque el oficialismo sostuvo que mantenía el acuerdo parlamentario por el cual se les otorgaba la presidencia. El “no” era solo para Cobos.

El líder de la bancada radical, Mario Negri, expresó su malestar por lo que considera un pase de factura por los recordados acontecimientos generados en torno a la fallida “125”. Y tienen razón. Pero hay algo más.

En primer lugar la pretensión de que Cobos presida la Comisión de Educación se dio en el marco de una fuerte discusión de los docentes con el gobierno, a quien acusan de incapacidad para resolver el conflicto. Además, Cobos hubiera reemplazado a Adriana Puiggrós, una especialista reconocida ampliamente por su solidez académica y su acción permanente en defensa de la educación pública, mientras que Cobos…

Es evidente que Cobos no posee el peso académico de Puiggrós, pero tampoco carece de experiencia en materia educativa. Recordemos que fue  profesor y decano de la UTN Regional Mendoza entre 1997 y 2003, año en que fue electo gobernador de la provincia cuyana. Durante su mandato se hicieron reformas en la educación mendocina, aunque sus sucesores no las continuaron.

En el ámbito universitario, Cobos intentó llegar al rectorado de la UTN, pero los números no le dieron. Aunque siguió manteniendo el manejo de la Regional Mendoza de esa casa de estudios, a través de su sucesor, Eduardo Balasch, quien lo acompañó como vicedecano en sus dos gestiones. También aspiró a ser rector, pero en su momento los números no le alcanzaron por lo que siguió la frente de la Facultad para luego meterse de lleno en la política provincial y nacional. A finales del año pasado el cobismo universitario sufrió una sorpresiva derrota a manos de José Balacco, autodefinido como independiente pero con vínculos con el gobierno provincial y nacional.

El aporte más reciente de Cobos en materia educativa lo constituyó su libro “Educación, el único camino”, presentado en el año 2011, en el que traza un esbozo de su pensamiento en la materia. En el puede leerse entre otras cosas, su insistencia para tratar la marginalidad de los jóvenes bajo un régimen militarizado, suavizado bajo el nombre de “Servicio Cívico Social”, donde espera que la juventud reciba valores como los que él recibió en el Liceo Gral. Espejo.

Según el investigador del CONICET, Darío Martínez[1], la iniciativa de Cobos “…realza un componente del imaginario social donde se enlazan los “algo habrán hecho” con una portación de rostro o estéticas juveniles. Donde determinados grupos sociales, en lugar de comprender y ensanchar los horizontes de inclusión, buscan que otros se sumen a las reglas de juego que ellos ya escribieron. Esta estrategia educativa se vincula con discusiones coyunturales que apuntan a diversificar e intensificar los métodos de la ortopedia social con apelaciones a las instituciones represivas.” 

Un detalle no menor es que el libro de Cobos fue publicado por el Grupo Editorial Septiembre, encabezado por Andrés Delich ex Ministro de Educación de Fernando De la Rúa, y admirador de las medidas propuestas en esa administración, por el otrora súper ministro, Domingo Felipe Cavallo.

Posts Relacionados:

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.