Renunció el Vicerrector de la UBA

La situación política de la UBA se complicó con la renuncia de su Vicerrector, Jaime Sorín, a la sazón Decano de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (FADU), por la crisis presupuestaria de esa casa de estudios y el consiguiente desfasaje distributivo. Aparentemente, en la carencia, la distribución de recursos habría pasado a ser injusta, al menos así lo manifiesta el renunciante.

En una comunicación dirigida a la Comunidad de la FADU, Sorín sostiene que hace dos años fue elegido como Decano de esa casa de estudios, a fin de generar «un espacio democrático y participativo y a luchar –entre otras cosas- por la igualdad de las carreras, la sustanciación de concursos y por un presupuesto acorde a las necesidades» de esa institución.

Luego, en virtud de la crisis política que atravesó la UBA por la elección de Rector, Sorín aceptó integrar una fórmula con el Rector Hallú para sortear la grave situación institucional de la Universidad, pero ahora reconoce que las funciones de Vicerrector de la UBA y Decano de la Fadu son «incompatibles en una universidad en la que aún persisten graves defasajes entre diferentes carreras»y al no ser reconocido el crecimiento de la FADU, esa Facultad está en un ahogo financiero que le imposibilita funcionar debidamente.

El Decano de la FADU termina el mensaje expresando que «Los últimos acontecimientos conocidos –negativa a pagar el curso de verano, persistencia de docentes sin nombramiento o con nombramientos no adecuados a su categoría académica con la consiguiente imposibilidad de concursar esos cargos- me han llevado a tomar la decisión de renunciar a mi cargo de vicerrector de la UBA para poder continuar reclamando y defendiendo los derechos de la comunidad que hoy dirijo».

Por su parte, el Rector de la UBA, Rubén Hallú, manifiestó su agradecimiento por la tarea desarrollada por el vicerrector hasta la fecha y por su acompañamiento en las distintas actividades de gestión y en las tareas que le fueron encomendadas.

Hallú recordó en el comunicado referido a la renuncia de su vicerector, que los criterios expuestos por el decano Sorín referidos a la falta de presupuesto de la Universidad, son los mismos que el Consejo Superior puso de manifiesto en su última sesión, cuando aprobó un pedido de actualización e incremento presupuestario para la UBA, situación que se da de igual manera en otras universidades nacionales masivas.

El Consejo Superior de la Universidad de Buenos Aires, había resuelto esta semana fijar en la suma de 2 mil 454 millones 118 mil 797 pesos ($2.454.118.797), el anteproyecto de presupuesto 2009 para esta casa de estudios, manifestando a la vez «su más profunda preocupación por el techo presupuestario de pesos 1 mil 130 millones ($1.130.000.000) asignado a esa Universidad por el Ministerio de Educación, dado que el mismo no alcanza a cubrir, siquiera, el pago de sueldos, ya comprometidos, de los trabajadores docentes y no docentes».

La renuncia de Sorin será tratada por el Consejo Superior, en la próxima reunión del miércoles 13 de agosto. Ese mismo órgano es el encargado de designar a un nuevo vicerrector aunque no trascendieron todavía nombres de candidatos a ocupar ese cargo.

Posts Relacionados:

  • No Hay Posts Relacionados

Gustavo Ernesto Carrizo

Experto en Implementación de Proyectos de e-Learning (Universidad Tecnológica Nacional), se desempeña como asesor en temas relacionados con Internet y desarrolla y administra distintos sitios web institucionales.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.