Pakistán: Los talibanes quieren a las niñas en sus casas

Por Ashfaq Yusufzai
PESHAWAR, Pakistán, jun (IPS) – «Estoy decepcionada por dejar el colegio, pero mis padres quieren que me quede en casa», dijo Sumaira Begum, alumna en un centro de educación secundaria de la Provincia de la Frontera Noroccidental de Pakistán.

«El 20 de marzo», agregó, «pusieron una bomba en la escuela, y alrededor de 100 de mis compañeras dejaron de asistir».

La directora del establecimiento, Gul Bahar Begum, confirmó esa cifra, que representa 10 por ciento de la matrícula. El 20 de febrero, señaló, recibieron una carta de la milicia islamista Talibán local, en la que advertían que el colegio sería atacado si las jóvenes asistían sin usar velo.

Un mes después, la explosión poco antes del amanecer destruyó parte del edificio, y los padres, atemorizados, forzaron a las alumnas a abandonar sus estudios.

Hasta ese momento, todos los atentados con bombas contra escuelas, en la Provincia de la Frontera Noroccidental y las vecinas áreas tribales administradas federalmente se habían realizado después de la medianoche. En el último año se informó de ataques a 118 colegios de niñas. No hubo muertos ni heridos.

Luego de prohibir la educación de las mujeres en una de las áreas tribales, los talibanes permitieron que las niñas volvieran al colegio este mes, pero indicaron que tanto las maestras como las estudiantes debían usar velo.

«Es lo mismo que están haciendo los talibanes en Afganistán. Las colegialas son un blanco allí», dijo Musarratullah Khan, funcionario del área educativa, quien estimó que el costo de reparación de los edificios será de alrededor de seis millones de dólares.

Khan teme que la ola de atentados y otras actividades de los talibanes pongan en serio peligro la educación de las mujeres, que ya es bastante pobre en esta sociedad dominada por los hombres.

En las áreas tribales hay 4.575 alumnos en las escuelas primarias, pero sólo 1.939 son niñas. Asimismo, en la Provincia estudian 366.064 alumnos en ese nivel, pero apenas 134.270 son mujeres. Otro tanto ocurre en el cuerpo docente: hay 4.348 maestras frente y 6.788 maestros.

De las 694 escuelas secundarias de la Provincia, alrededor de 172 son para mujeres. La matrícula femenina es de 32.993 alumnas, mientras que los varones suman 146.991. Las docentes son 1.541 y los maestros 6.892. Las áreas tribales cuentan con 11 escuelas para niñas, frente a 22 para niños y de los 479 docentes sólo 133 son mujeres.

Khan señaló que la Provincia y las áreas tribales necesitan 22.000 nuevas escuelas para albergar a 2,8 millones de niños que no asisten a clases. «La ola de atentados aumentará el número de deserciones», advirtió.

Abdullah Jan, un oficial de policía, dijo que muchas maestras y alumnas reciben cartas amenazadoras para forzarlas a usar el velo.

El 26 de abril, una bomba provocó daños en una escuela para niñas del distrito de Kohat, en la Provincia. Fue el sexto caso en dos meses en esa localidad. Los talibanes habían enviado cartas a los directivos, ordenándoles que expulsaran a las alumnas y amenazando con destruir el edificio o asesinar al director.

Dil Afroza, un funcionario del área educativa en Darra Adamkhel, señaló que la gente estaba aterrorizada y que los alumnos preferían estudiar en sus casas antes que ir a la escuela.

«Si el gobierno no toma medidas contra los autores de los ataques terroristas, todas las escuelas para niñas se verán forzadas a cerrar», dijo a IPS Raes Khan, padre de dos niñas que asistían a la escuela donde colocaron la bomba el 26 de abril.

Su hija Nabeela fue terminante: afirmó que no quería recibir educación si eso ponía su vida en peligro y que había decidido estudiar con un maestro particular.

«Durante los últimos meses, las autoridades han arrestado a 15 personas, en conexión con los atentados a dos escuelas de niñas, pero todavía no están identificados los autores», dijo Dil Afroza.

El 5 de mayo, una bomba dañó la puerta principal de una escuela de la aldea de Gujarat. El alcalde dijo a IPS que la administración había recibido una carta un mes atrás, advirtiendo que si las alumnas y el personal femenino no usaban velo el edificio sería volado.

«Alumnas atemorizadas han comenzado a usar la burqa», tradicional túnica femenina, «pero es algo nuevo para ellas, No están acostumbradas a hacerlo», comentó Jamila Bibi, estudiante de una escuela en el distrito de Charsadda, cercano a Peshawar, capital de la Provincia.

Incluso colegios para niñas en Peshawar han recibido amenazas de atentados suicidas. Varios adelantaron el receso de verano luego de recibir las cartas amenazadoras.

Posts Relacionados:

  • No Hay Posts Relacionados

Gustavo Ernesto Carrizo

Experto en Implementación de Proyectos de e-Learning (Universidad Tecnológica Nacional), se desempeña como asesor en temas relacionados con Internet y desarrolla y administra distintos sitios web institucionales.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.