Nuevos pecados, nuevas leyes

La Cámara de Diputados argentina aprobó por unanimidad de diputados presentes -185 votos sobre 256 diputados en ejercicio- una ley de modificación al Código Penal que amplía el alcance de definiciones tales como “documento”, “firma” o “certificado” para incluir a los soportes digitales; convierte en delito -hasta cuatro años de prisión- a la pornografía infantil distribuida a través de Internet y sanciona la violación del correo electrónico con hasta seis meses de prisión.

La ley también incorpora la defraudación mediante técnicas de manipulación informática, la intercepción de comunicaciones electrónicas o telecomunicaciones y el acceso no autorizado a sistemas informáticos a la normativa general del país. Sin embargo, esta no es una ley integral de delitos informáticos sino una modificación del Código Penal para ampliar la tipificación en artículos ya existentes con el objetivo de incluir a las nuevas tecnologías como medio o fin en la comisión de delitos.

En el sistema jurídico argentino no existe delito si el comportamiento no se encuentra expresamente contemplado en algún artículo del Código Penal. Esa necesidad de tipificación obligó al Congreso argentino a realizar esta modificación, pues si no hay una acción u omisión concretas definidas en el cuerpo legal, no puede asignársele una pena o sanción.

Los artículos del Código Penal modificados son: 77, 128, 153, 155, 157, 157 bis, 183, 184, 197 y 255; se incorpora el artículo 153 bis, se suma el inc. 16 al artículo 173 y fueron derogados el artículo 78 bis y el inciso 1º del artículo 117 bis.

La ley aún debe esperar la promulgación -o el paso de diez días para su aprobación automática- de la Presidenta Cristina Fernandez para entrar en vigencia o el veto del Poder Ejecutivo para volver a la Cámara de origen en el Congreso.

De todas maneras, hay todavía un gran vacío en lo que hace a las posibilidades interpretativas en las acciones que pueden ser penadas por la nueva ley, basadas principalmente en la miríada de posibilidades que se dan de contínuo en el día a día. Claudio Avín, especialista en Soluciones de Seguridad de Microsoft Argentina, es citado en Infobaeprofesional cuando se pregunta qué sucederá “cuando alguien, sin querer, manda un e-mail que puede ser ilegal. Un ejemplo: ¿qué pasa si a tu PC le entra un malware (código malicioso) y envía un e-mail pornográfico? Porque ahora la pornografía por Internet está penada. ¿Es culpa tuya por no tener segura la PC? ¿La culpa es de la empresa? El problema, hasta ahora, sigue siendo la autenticación de la identidad. La identidad sigue siendo muy fácil de violar”.

Posts Relacionados:

  • No Hay Posts Relacionados

Gustavo Ernesto Carrizo

Experto en Implementación de Proyectos de e-Learning (Universidad Tecnológica Nacional), se desempeña como asesor en temas relacionados con Internet y desarrolla y administra distintos sitios web institucionales.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.