La Universidad Nacional de Rosario por la memoria y la justicia

Hace un año, el Consejo Superior de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) aprobó por unanimidad la constitución de una comisión de investigación y asesoramiento en cuestiones de violaciones de Derechos Humanos en el ámbito de la UNR, a fin de que esta institución se presente oportunamente en la Justicia como querellante en todos los casos donde estén involucradas personas vinculadas a la UNR.

Esa decisión unánime del Consejo Superior de la UNR,  convirtió a esa Universidad en la primera Universidad Pública argentina en tomar una acción semejante.

Durante el 2009 se realizarán las audiencias orales en Rosario y a la expectativa social y política que este hecho histórico plantea, se sumará la gran cantidad de testigos (alrededor de 300) que convertirán a esos días en un doloroso pero necesario paso para alcanzar objetivos de esclarecimiento y justicia que vienen siendo denegados desde hace 32 años. La UNR aguarda la resolución de la Cámara de Apelaciones para que su rol como querellante sea reconocido, ya que el juez de Primera Instancia lo rechazó en su momento.

Tratándose de una institución Universitaria la que asume su papel de protagonista en este proceso, la cuestión no se agotará en lo jurídico ni en lo politico. La Dra Gabriela Durruty destacó en Digiblog, que «En este contexto, la Universidad debe cumplir su rol docente, debe conocer que la impunidad ya estaba en su germen desde las primeras decisiones políticas del primer gobierno democrático. Nunca hubo una intención de investigar hasta las últimas consecuencias. Si bien es muy valorable que Argentina realice el juicio a las juntas siendo el primer país en Sudamérica en hacerlo, se puede leer con claridad instrucciones a fiscales realizadas en ese momento para que la investigación sea solamente a las cúpulas».

Hay un gran coraje institucional en la decisión de avanzar por este camino, que sería deseable aborden todas las Universidades Argentinas; a fin de cuentas, los claustros universitarios fueron escenarios privilegiados para las persecusiones políticas e ideológicas. Desde 1975, año en que la Triple A comenzó sus «operativos de limpieza» y la siguiente profundización a partir del golpe de marzo del ’76, se sumaron, de forma creciente y sistemática, los crímenes en contra de estudiantes, docentes, personal de apoyo y graduados en todo el país.

Posts Relacionados:

Gustavo Ernesto Carrizo

Experto en Implementación de Proyectos de e-Learning (Universidad Tecnológica Nacional), se desempeña como asesor en temas relacionados con Internet y desarrolla y administra distintos sitios web institucionales.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.