Eligen rector en la UBA: ¿Hay fumata? No, son gases lacrimógenos



gasesTal como ocurriera en 2006, Rubén Hallú fue reelegido como Rector de la Universidad Nacional de Buenos Aires en la sede del Congreso Nacional, rodeado de un operativo policial que resistía los embates de los estudiantes de la Federación Universitaria de Buenos Aires ( FUBA), quienes intentaban impedir la realización de una asamblea que denunciaban como antidemocrática. En una sesión de 15 minutos, la reelección de Hallú para el período 2010-2014 se concretó con los votos mayoritarios de radicales y peronistas, mientras que la izquierda y la centroizquierda brillaban por su ausencia.

Apenas 158 de 236 representantes de profesores, egresados y alumnos se acreditaron en la sesión, realizada en el subsuelo Anexo del Congreso. Mientras grupos estudiantiles de izquierda se enfrentaban con la policía en la calle, Marcelo Míguez, decano de la Facultad de Ciencias Veterinarias (facultad de origen del rector reelecto) presentó la moción por la candidatura de Hallú como rector de la UBA. Por su parte, la consejera graduada por la Facultad de Psicología, Ileana Celotto, denunció la ilegalidad de la asamblea, puesto que antes de vencer el mandato del rector, se había convocado una sesión para reelegirlo, sin que los consejeros electos hubieran asumido sus funciones. Además dejó claro que el asunto la reforma del cogobierno que había quedado pendiente en 2006 no se había concretado.

Schuster, el candidato que no fue

Un importante grupo de centroizquierda, conformado por los consejeros de mayoría de Sociales y de Ciencias Exactas, más minorías de Arquitectura, Filosofía y Letras, Medicina e Ingeniería, llevaban la candidatura para rector de Federico Schuster, quien está culminando su mandato como decano en Ciencias Sociales. Dado el cariz que tomaron los sucesos fuera del Congreso, este grupo de representantes decidió no participar de la asamblea.

Schuster sostuvo que al haber sido adelantada la asamblea no hubo tiempo para debatir. Además de que, como se expresa en un documento publicado en la web de la Facultad de Sociales de la UBA , era inoportuno «el adelantamiento cuando aún está en cuarto intermedio la Asamblea que discute la reforma del Estatuto Universitario, conformada por los consejeros directivos, superiores y decanos actualmente en ejercicio. No se puede legítimamente abandonar o dejar en suspenso ese compromiso que hace a los debates constitutivos de nuestra institución«.

Una batalla anunciada y previsible

El fuerte operativo de seguridad y la elección del Congreso como escenario para la veloz asamblea reeleccionaria, tuvieron tiempo de ser planificados ya que el descontento de distintos sectores era palpable desde hacía tiempo.

El día 9 de este mes, la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA) había presentado ante la justicia una medida cautelar para impedir que la asamblea se llevara a cabo. Los estudiantes denunciaron que la reunión para elegir rector no podía realizarse cuando los miembros de esa asamblea aún no han asumido sus cargos y está vigente el mandato de los representantes anteriores, que vence en marzo de 2010.

Cristian Henkel, presidente de la FUBA, denunció en aquel momento que Rubén Hallú pretendía «hacer una asamblea en medio de vacaciones para evitar que las movilizaciones de estudiantes, docentes y no docentes abran un debate sobre qué orientación social tiene que tener la Universidad«.

Por su parte, la Asociación Gremial Docente (AGD), el gremio que nuclea a los docentes de la UBA, avaló la presentación estudiantil y su secretario general, Néstor Correa, manifestó que la elección de rector «estará viciada de nulidad» dado que la convocatoria viola el estatuto universitario y la legislación nacional vigente.

A futuro, y dadas las posiciones asumidas por las partes, se prevé que habrá años de conflictos basados en el desconocimiento por parte de un importante grupo de representantes estudiantiles, docentes y graduados, de la figura de Rubén Hallú como rector. A eso se refiere el documento de la Facultad de Sociales citado más arriba: «Bajo condiciones de esta índole, no nos queda sino la alternativa de hacer público nuestro desacuerdo con los procedimientos puestos en práctica, señalar el peligro de que estos procedimientos tiendan a cristalizar oposiciones virulentas y propiciatorias de violencias que nadie quiere, y formular votos por que el ambiente de discusión y trabajo fecundo, en el marco del respeto de las diferencias que debe caracterizar a la Universidad, regrese a ella más temprano que tarde«.

Posts Relacionados:

  • No Hay Posts Relacionados

Gustavo Ernesto Carrizo

Experto en Implementación de Proyectos de e-Learning (Universidad Tecnológica Nacional), se desempeña como asesor en temas relacionados con Internet y desarrolla y administra distintos sitios web institucionales.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.