EE.UU: Un estudio revela que los hijos de parejas lesbianas tienen menos problemas de conducta que el resto de sus compañeros


Dra. Nanette Gartrell

Una investigación cuyos resultados fueron publicados hoy en Pediatrics, indica que los niños criados por parejas de lesbianas tienen menos problemas de comportamiento y están mejor adaptados que sus compañeros

El objetivo de la investigación fue documentar el ajuste psicológico de adolescentes  concebidos a través de inseminación artificial por madres lesbianas mediante donación de semen. La recolección de datos lleva 25 años de desarrollo, habiéndose completado el 93 % de éste hasta la fecha.

Las madres fueron entrevistadas durante el embarazo o el proceso de inseminación y cuando los niños tenían 2, 5, 10 y 17 años. Esos niños en la actualidad tienen entre 18 y 23 años de edad.

Se constató que los niños y niñas criados en estas condiciones tienen alto rendimiento en sus capacidades escolares, académicas y sociales; además de presentar una tasa más baja de problemas de adaptabilidad al medio, agresividad y ruptura de reglas. Es significativo el hecho de que uno de los problemas reportados por estos niños y niñas, es precisamente el haber sido en algunos casos estigmatizados por sus compañeros por la condición sexual de sus madres. O sea que la adaptación estuvo «sitiada», si se quiere, por causas ajenas a su núcleo familiar. Sin embargo aún este obstáculo fue superado en condiciones que no difieren de otros grupos que no fueron afectados por ese problema específico.

Según Nanette Gartrell, autora de la investigación, las conclusiones del estudio dan por tierra con los fundamentos que se esgrimen para aplicar restricciones en la custodia de los hijos y las técnicas de reproducción basadas en la orientación sexual.

Críticas y polémicas

El financiamiento de la investigación, que tiene por origen a grupos de lesbianas, homosexuales, bisexuales y transgéneros, como la Fundación Gill y la Fundación de Salud Lésbica  de la Asociación Médica de Homosexuales y Lesbianas de Estados Unidos,  ha sido motivo para que agrupaciones conservadoras, como la Concerned Women for America (CWA), denuncien que hay un evidente sesgo en las conclusiones. La presidente de CWA, Wendy Wright, afirma que el estudio fue diseñado para obtener los resultados deseados, pretendiendo influir a la opinión pública haciéndoles creer que «vivir en un hogar homosexual, no afecta a los niños negativamente”.

Sobre eso, la Dra. Gartrell sostuvo que: “Mi inversión personal es que la investigación tenga buena reputación”. “Es un análisis estadístico con bases fuertes, revisado rigurosamente por personas que toman las decisiones para su publicación”.

Si bien hay muchas conclusiones derivadas de esta investigación que aún están por realizarse, es un avance en la constatación de que hay familias que ya llevan un lapso importante de tiempo en el proceso de criar niños y niñas en favorable estado de adaptación a las condiciones sociales y de formación en un medio que no siempre es permeable a las diferencias, sin que eso afecte de forma perjudicial el desarrollo de los menores.

Posts Relacionados:

Gustavo Ernesto Carrizo

Experto en Implementación de Proyectos de e-Learning (Universidad Tecnológica Nacional), se desempeña como asesor en temas relacionados con Internet y desarrolla y administra distintos sitios web institucionales.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.