Australia se disculpa oficialmente con «los niños olvidados»


RuddDurante el siglo XX, especialmente entre las décadas de 1930 a 1970, se llevó adelante por parte de Gran Bretaña y la Comunidad Británica de Naciones, un plan que buscaba poblar las ex colonias con gente de «buena estirpe británica blanca». Para ese fin, miles de niños fueron deportados, arrancados de sus familias, algunos de ellos fueron secuestrados de sus hogares sin que sus padres fuesen informados o hayan dado su consentimiento. Con la emigración también se pretendía que los niños no se convirtieran en una molestia para el gobierno británico, que los enviaba al extranjero como mano de obra potencial. La gran mayoría de esos niños terminaron sufriendo abusos y abandono a miles de kilómetros de sus hogares. El gobierno británico calcula que un total de 150.000 niños británicos podrían haber sido enviados al extranjero bajo una serie de programas gubernamentales operados en coordinación con agencias de adopción, distintas organizaciones y orfelinatos en los países receptores. Las edades de ellos está entre los 3 y 14 años y los destinos fueron Australia, Canadá, Nueva Zelanda, Sudáfrica y Rodesia (actual Zimbabue). Un informe australiano de 2001 señala que entre 6.000 y 30.000 niños de Gran Bretaña y Malta, hijos de madres solteras o de familias pobres, fueron enviados a Australia durante el siglo XX. En los territorios de destino figuraban como huérfanos cuando en realidad no lo eran.

Disculpas gubernamentales

El primer ministro australiano, Kevin Rudd, pidió disculpas solemnes este lunes a los «australianos olvidados», como se llama a aquellos que siendo niños y durante décadas fueron víctimas de maltrato en instituciones públicas del país, entre ellos, los niños deportados.
Australia «lamenta profundamente esta tragedia, esta tragedia absoluta, de las infancias perdidas», dijo Rudd ante unos mil ‘Forgotten Australians’ (‘australianos olvidados’) sobrevivientes reunidos en el Parlamento. Rudd y el líder de la oposición, Malcolm Turnbull, rompieron a llorar cuando se emitió la disculpa histórica en el Gran Palacio del Parlamento. Si bien el Gobierno elude menciones acerca de indemnización diciendo que las reparaciones son responsabilidad de los gobiernos estatales y los organismos (entre ellos la Iglesia Católica), anunció la conformación de servicios para ayudar a la gente a encontrar a sus familias, proyectos para grabar y preservar sus historias, y una medida para proporcionar una mejor atención a los ancianos que de niños fueron separados de sus familias.

En 2004, un informe del Senado había recomendado esta actitud de arrepentimiento hacia esos niños víctimas de abusos de todo tipo, sobre todo sexuales. En febrero de 2008, el primer ministro australiano ya había presentado excusas históricas a la ‘Generación robada’, de miles de niños indígenas retirados por la fuerza a sus familias, al igual que la Iglesia católica australiana. Lo niños aborígenes australianos por la ideología colonial que despreciaba la cultura local, fueron quitados a sus familias, adoptados por blancos o encerrados en orfanatos y forzadamente “reeducados”, padeciendo violencias y malos tratos.

Por su parte, el gobierno de Gran Bretaña anunció que el primer ministro Gordon Brown se disculpará por estos programas de emigración infantil del siglo XX que provocaron que miles de niños pobres fueran enviados a Australia, Canadá y otras ex colonias hasta la década de 1960 y que terminó con ellos en instituciones públicas o trabajando en el campo. La oficina de Brown dijo que el gobierno consultaría con los representantes de los niños que sobrevivieron antes de pedir perdón de forma oficial en 2010. «Ha llegado el momento (…) es importante que nos tomemos tiempo para escuchar las voces de los supervivientes de esas políticas equivocadas», dice Gordon Brown en una carta remitida al presidente de un comité parlamentario creado para investigar lo sucedido, Kevin Barron. Según testimonios de distintos informes. muchos padres apenas llegaron a conocer a sus hijos,  a quienes se les dijo, en algunos casos, que sus padres habían muerto, mientras eran embarcados a edades muy tempranas.

Pequeñas historias, grandes tragedias

El Primer Ministro Kevin Rudd, durante la ceremonia de disculpas, contó la historia de Gary, un hombre que visitó días antes del acto de reparación, a fin de comprender el dolor de los niños separados de sus padres. Gary, sometido a la tutela del Estado siendo un niño pequeño, intentó ahorcarse de un columpio. Fue colocado en un hogar donde fue abusado sexualmente, y más tarde cayó en la adicción a las drogas. Hoy Gary tiene siete hijos y es carpintero. »Ha llevado una vida difícil», dijo Rudd. »Pero Garry es un sobreviviente.»

Por su parte, Malcolm Turnbull relató la historia de Peter Hicks, quien se reunió con su madre por primera vez cuando tenía 40 años, sólo seis semanas antes de morir de cáncer.

«Por sólo seis semanas de sus 56 años Peter llegó a conocer a su mamá», dijo Turnbull. Hicks interrumpió el discurso para abrazar a Turnbull: «Después de hoy, viviré una vida normal», dijo.

Posts Relacionados:

Gustavo Ernesto Carrizo

Experto en Implementación de Proyectos de e-Learning (Universidad Tecnológica Nacional), se desempeña como asesor en temas relacionados con Internet y desarrolla y administra distintos sitios web institucionales.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.