Al fin, educación sexual

Tras meses de debates, los ministros de Educación de todas las provincias aprobaron por unanimidad los contenidos mínimos que redactó el Ministerio de Educación nacional y que deberán estar disponibles en las escuelas públicas y las privadas, religiosas y no confesionales, a la hora de tatar los contenidos de educación sexual. Juan Carlos Tedesco manifestó que «es un acuerdo histórico».

‘Los chicos y las chicas tienen derecho a estar bien informados y con conocimiento cabal de todo lo que tiene que ver con su sexualidad para construir un sexualidad responsable’, sostuvo Tedesco en entrevistas radiales.

El acuerdo prevé que la educación sexual integral será obligatoria en todos los niveles de enseñanza y tendrá entre sus ejes de abordaje la valoración y reconocimiento del cuerpo -propio y ajeno-, el respeto por la diversidad e intimidad, la discriminación, lenguaje correcto y la violencia y abuso sexual.

La educación sexual se enseñará de manera transversal en los programas de materias como Ciencias Naturales, Ciencias Sociales, Educación Física, Educación Artística y Lengua y Literatura, en los niveles inicial y primario.

En el ciclo básico secundario se la tratará en Formación Ética y Ciudadana, Humanidades, Filosofía y Psicología, entre otras, y también estará incorporada a la Formación Docente en el nivel superior.

‘La relevancia de este acuerdo es que fija una base de los conocimientos mínimos sobre educación sexual que deben recibir los chicos de todo el país. Son preceptos globales que enfocan todas las dimensiones y respetan la diversidad cultural de los distintos actores educativos’, sostuvo Tedesco.

Las líneas generales del acuerdo no establecen un mínimo de horas cátedra ni contenidos puntuales, que quedó al criterio de cada una de las provincias.

La discusión de este acuerdo comenzó después de que en octubre de 2006 el Parlamento argentino convirtiera en ley un proyecto que establece la obligatoriedad de impartir un programa integral de educación sexual a los alumnos de escuelas estatales y privadas del país.

La norma, que rechaza la Iglesia católica local, especifica que como educación sexual integral se entiende ‘la que articula aspectos biológicos, psicológicos, sociales, afectivos y éticos’.

En Argentina nacen por año más de 100.000 niños de madres menores de 20 años, mientras que el 27 por ciento de las adolescentes pobres y sólo el 1,6 de las no pobres tienen sus primeros hijos durante la adolescencia, según datos oficiales.

Las cifras epidemiológicas, mientras tanto, muestran una feminización del VIH en la población más joven. Entre los 13 y 19 años, hay igual proporción de varones y de mujeres que viven con sida, y mayor proporción de mujeres infectadas por el virus VIH (0,8 hombres por cada mujer).

De todas maneras, hay que recordar que la ley prevé cuatro años para que la implementación del Programa Nacional de Educación Sexual en forma gradual e integral en todo el país. Aún pueden pasar un par de años hasta que esos contenidos lleguen a las aulas.

Posts Relacionados:

  • No Hay Posts Relacionados

Gustavo Ernesto Carrizo

Experto en Implementación de Proyectos de e-Learning (Universidad Tecnológica Nacional), se desempeña como asesor en temas relacionados con Internet y desarrolla y administra distintos sitios web institucionales.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.