Brasil: pobreza y analfabetismo en los niños del gigante latinoamericano


Cerca de 2,1 millones de menores brasileños de entre siete y catorce años cursa la educación primaria pese a que no sabe leer ni escribir, según el informe Síntesis de Indicadores Sociales, divulgado hoy por el Gobierno.

De acuerdo con el estudio del estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE), el 87,2 por ciento de los niños y adolescentes brasileños de esa edad considerado como analfabeto estaba matriculado en cursos de primaria y asistía regularmente a la escuela en 2007.

Apenas una cuarta parte de estos menores, que por la edad obligatoriamente tenían que haber pasado por el proceso de alfabetización, estaba atrasado de año escolar con respeto a la edad: tenía más de dos años que la edad recomendada para el curso en que estaba matriculado.

De los 28,3 millones de niños brasileños de entre siete y catorce años, el 8,4 por ciento es analfabeto (2,4 millones) y de estos últimos apenas unos 300.000 no estaban matriculados en la escuela.
La Síntesis de Indicadores Sociales, cuyos resultados fueron divulgados hoy por el Instituto, fue realizado con base en los datos de la Encuesta Nacional de Domicilios por Muestreo, que escuchó el año pasado a cerca de 400.000 personas en 148.000 domicilios de 851 municipios del país.

El estudio mostró, igualmente, que el 97,6 por ciento de los menores de entre siete y catorce años estaba matriculado en la escuela el año pasado y que Brasil prácticamente había conseguido universalizar la educación primaria.
“El acceso a la red de enseñanza básica se está universalizando, pero aún persisten problemas asociados a la eficacia de la escuela”, asegura el informe del Instituto.
Según analistas, el elevado número de analfabetas cursando la primaria obedece a que los subsidios que el Gobierno concede a cerca de once millones de familias pobres están condicionados a que las mismas mantengan a sus hijos matriculados y acudiendo regularmente a las escuelas.

Igualmente, puede ser explicado por legislaciones municipales que aprueban automáticamente a los escolares que son reprobados por sus profesores para evitar la deserción escolar, ya que los recursos que los municipios reciben del Gobierno para la educación dependen del número de alumnos matriculados.

El informe mostró igualmente que, pese a que Brasil consiguió reducir el índice de analfabetismo desde el 15,9 por ciento en 1997 hasta el 10,5 por ciento en 2007, la tasa continúa siendo una de las peores de América Latina.
En números absolutos, además, el número de analfabetos apenas cayó de 15,9 millones en 1997 hasta 14,1 millones el año pasado.

Casi la mitad de los niños brasileños viven en la pobreza

Esta información acerca del analfabetismo en Brasil, se contextualiza en un escenario muy complejo, que indica que la pobreza tiene atrapados especialmente a los más jóvenes.
El 45,7% de los brasileños de hasta 17 años vive en hogares cuya renta mensual per cápita es inferior a medio salario mínimo legal (unos 105 dólares), considerado el umbral de la pobreza en el país, según el informe Síntesis de Indicadores Sociales.

El estudio agrega a modo de comparación que el 30% de los brasileños, sin importar su edad, vive en hogares pobres.

El informe, elaborado por el oficial Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE), se basó en los datos de la Encuesta Nacional de Domicilios por Muestreo, que encuestó el año pasado a cerca de 400.000 personas en 148.000 hogares de 851 municipios.

El dato sobre el nivel de vida de los menores es significativo si se tiene en cuenta que el porcentaje de hogares brasileños considerados bajo la línea de la pobreza bajó del 31,8% en 2002 al 23,5% en 2007.

En números absolutos, de los cerca de 60,1 millones de familias brasileñas, 14,1 millones eran consideradas pobres el año pasado y 28,1 millones tenían al menos un niño o un adolescente.

Según el estudio, los niños brasileños con menos de seis años son los más afectados por las carencias del país en saneamiento básico, que son las principales causantes de la mortalidad infantil y de varias enfermedades.

Pese a que el 62,4% de los domicilios brasileños cuenta con saneamiento básico, entre las familias con niños menores de seis años sólo el 54,5% dispone de ese servicio.

Para los analistas, el alto porcentaje de niños entre los sectores más pobres se debe a que las familias con menor renta son las que tienen más hijos y a que, en estos hogares, muchas mujeres se dedican a labores caseras y no generan ingresos.

A pesar de que las históricas desigualdades de la renta en Brasil fueron reducidas en los últimos años, el estudio constató que las diferencias siguen siendo enormes.

Mientras que en 2001 el 20% de los más ricos acaparaba el 63,7% de la renta, en 2007 esa proporción se redujo pero sólo al 59,7%. De la misma forma, el 20% de los más pobres tenía el año pasado el 3,2% de la renta nacional, por encima del 2,6% que alcanzaban en 2001.

Fuente: EFE

Posts Relacionados:

Share

También podría interesarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE