Think Tanks criollos

Según un estudio realizado por la Universidad de Filadelfia , en la Argentina funcionan dos de los cinco mejores think tanks , también llamados «usinas de ideas», de Latinoamérica. Además, es el país que cuenta con el mayor número de estas organizaciones en la región y se ubica octavo en el nivel mundial. De los 5080 think tanks registrados en el mundo, 408 (el 8,03 por ciento) se encuentran en América latina, pero 100 de ellos funcionan en la Argentina. Con ese número, el país ocupa el octavo lugar en el nivel mundial y el primer puesto de la región, seguido por Brasil, con 38, y Chile, con 30.

Las conclusiones, son fruto de las investigaciones de un proyecto a cargo del profesor James McGann, director del «Programa Think Tanks y Sociedad Civil» de esa universidad, que tiene como objetivo identificar a las mejores usinas de ideas del mundo y elaborar un listado por región. Estas usinas han sido definidas como «organizaciones de investigación, análisis e implementación de políticas públicas», productoras de materiales que permiten a las sociedades estar más y mejor informadas a la hora de tomar decisiones.

El estudio destacó la labor realizada por organizaciones argentinas tales como: el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) y el Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI). La Universidad de Filadelfia destacó también otros siete think tanks locales: el Instituto Torcuato Di Tella (ITDT), la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (Cadal), el Centro de Estudios de Estado y Sociedad (Cedes), la Fundación Atlas y la Fundación Libertad.

El Cippec es una organización independiente y sin fines de lucro, que trabaja por un Estado justo, democrático y eficiente que mejore la vida de las personas. Para ello concentra sus esfuerzos en analizar y promover políticas públicas que fomenten la equidad y el crecimiento en la Argentina. Su desafío es traducir en acciones concretas las mejores ideas que surjan en las áreas de desarrollo social, desarrollo económico y fortalecimiento de las instituciones.

Por su parte, el CARI es una institución académica privada, sin fines de lucro, creada en 1978 por iniciativa del recientemente fallecido embajador Carlos Manuel Muñiz para estimular el estudio y debate de los problemas internacionales desde un enfoque nacional, analizar los aspectos políticos, económicos, culturales y sociales de las relaciones internacionales y ofrecer su tribuna a figuras representativas, del país y del extranjero, teniendo como objetivo final la consolidación de la paz y el desarrollo de los pueblos. Estas organizaciones, involucradas de distinta manera en el proceso de formulación de políticas públicas y la gestión pública, han mostrado desde su creación un comportamiento dinámico y proactivo frente a las diferentes necesidades que se han presentado en distintas áreas del quehacer nacional. En consecuencia, corresponde celebrar la distinción formulada por la Universidad de Filadelfia, y esperar de ellas nuevos y valiosos aportes en el futuro.

Fuente: LA NACION

Posts Relacionados:

  • No Hay Posts Relacionados

Gustavo Ernesto Carrizo

Experto en Implementación de Proyectos de e-Learning (Universidad Tecnológica Nacional), se desempeña como asesor en temas relacionados con Internet y desarrolla y administra distintos sitios web institucionales.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.